La historia de Magda.

Magda, una hermosa española bióloga que cuenta su historia, es de esas personas que no "salen del closet de la infertilidad" pero que aprovecharon este espacio para descargarse y contarnos a su manera como lo vive. No puedo rescatar solo una cosa de esa historia, porque me encantó todo, desde la redacción y el humor (aunque ella se sienta en etapa negativa). Más de una se va a sentir identificada con Magda, porque yo también me sentí así. Gracias por ser parte del blog, por habernos contado tu historia y abrirnos tu corazón. Cuando sientas que estás pasando un mal momento con tu Amor, recordá la estantería. Al fin y al cabo siempre hay motivos para reírse juntos!.

(Ella me envió su historia en un Word bellísimamente formateado y que se lo rompí todo para programarlo en HTML (pagina web), PERDON MAGDA).


Respecto a vos:

Tu nombre (si lo querés publicar): Magda

A que te dedicás. Bióloga

Que es lo que más te gusta hacer. Salir al campo, hacer rutas por la naturaleza, y sobre todo viajar, da igual que sea a 10 Km de casa que cruzar el océano, aunque cuanto más lejos más enriquecedora la experiencia, sobre todo cuando veo “bichos” que no había visto nunca (soy muy friki jeje).

Que es lo que menos te gusta hacer. Pffff… creo que limpiar, y no me gusta nada aburrirme!!

La anécdota más graciosa que te haya pasado. Recuerdo una de hace 2 años aprox. Fuimos a una gran tienda de bricolaje (no voy a meter publicidad… porque no me acuerdo cómo se llamaba!) a comprar una estantería metálica. Ponía que aguantaba hasta 60 Kg. Recién montada, le pusimos algunas cosas (no muy pesadas), y vimos como hacía “plof!”, se le doblaron los hierros y se nos cayó todo. Como en esas condiciones era imposible desmontarla, la llevamos tal cual a la tienda. El panorama de entrar en la tienda con aquello era bastante ridículo, así que íbamos con la mezcla de la vergüenza y la risa… Cuando ve aquello la muchacha que nos atendió llamó a un encargado, y como no se explicaban muy bien cómo pudo suceder si tan sólo habíamos puesto encima alrededor de 5 Kg., al final llamaron al jefe de sección. Después de una media hora allí con cada vez más gente alrededor, todo el mundo mirando y nosotros con una estantería retorcida, nos dicen que es nuestra culpa por no haber puesto unos tornillos extra que venían en la bolsa que son para reforzar y bla bla… nos echan la bronca delante de todo el mundo, y nos dicen que la van a cambiar pero sólo por esta vez, que no volvamos a aparecer por allí con ese problema. Bien, nos llevamos otra y compramos algunas cosas más, y cuando vamos a cargar el coche… ¡la estantería nueva estaba doblada! tenía una de las baldas retorcida y como abollada. Yo con el ataque de risa y vergüenza me negué a entrar, prefería volverme a casa con esa mierda antes de que mandaran a la ídem delante de todo el mundo otra vez. Menos mal que tengo un novio “mú apañao” como decimos por mi tierra, y entró “con 2 güevs” a decir que obviamente venía así, no nos había dado tiempo a romperla nosotros… al final la chica se apiadó y le dijo que se la cambiaba sin que se enterara el jefe porque no le iba a dejar, luego diría que era de otra persona. Yo entretanto, ¡escondida en el coche como una valiente! Lo mejor de la anécdota fueron los días posteriores, cuando lo recordábamos nos meábamos de la risa, de estos ataques que no puedes ni respirar, nos proporcionó momentos épicos. A día de hoy, la 3ª estantería sigue aguantando estoicamente con todas sus barras derechas, eso sí, con todos los tornillos “apretados”.

Respecto a la fertilidad:

Fecha en la cual empezaste a buscar. Junio 2012.

Diagnóstico. Como soy una impaciente, en contra de lo que todo el mundo dice de que hasta 1 año de espera es normal y antes el médico no te hace caso, en Diciembre de 2012 fui ya al ginecólogo, pensando en que si había un problema cuanto antes lo solucionáramos mejor (vale, le mentí, dije que llevaba 1 año de búsqueda…). De todas formas, cuando nos dieron los resultados entre unas pruebas y otras ya se cumplió 1 año. Los resultados perfectamente, hormonas, parámetros sanguíneos, histero, eco… además, mis reglas regulares y con días de ovulación bastante constantes, lo cual decía el médico que también es indicativo de que todo funciona correctamente. Aunque la verdad, viendo en el blog todas las pruebas que existen, creo que me faltan unas cuantas; también creo que debe haber aun muchos análisis “por inventar”. Con los análisis de mi novio nos asustamos, porque vimos que “sólo” tenía un 8% de normales. Pero luego nos dijeron que eso estaba muy bien, sobre todo porque producía muchísima cantidad y con la movilidad muy alta. Vaya, que yo tengo un aparato reproductor en perfectas condiciones y muy bien gestionado por las hormonas correspondientes, y que mi novio es un semental! El diagnóstico no podía ser mejor… pero las palabras del médico fueron estas: “sois estériles”. Ole! ¿Y por qué? “Pues porque si lleváis ya más de 1 año intentando y nada, es que claramente sois estériles”. Rectifico mi frase anterior: El diagnóstico no podía ser peor.

Tratamientos. Como no había problema concreto a tratar, me dijo el médico que lo mejor era ir directamente a IA, ya que no me iban a hormonar si no me hacía falta, mejor me hacían el lote completo. Como venía ya el verano (por si no lo habéis notado aun en mi forma de “relatar”, soy del hemisferio Norte ) y cerraban la unidad de fertilidad, me dijeron que llamara a partir de septiembre cuando me viniera la regla. Pues bien, aún no he llamado, pero todo tiene su porqué. Una amiga que sabe de mi búsqueda me contaba la historia paralela de otra amiga suya que andaba en las mismas, y me iba actualizando la información. Ella sí tenía un problema en los ovarios (no recuerdo cuál, pero algo de que ovulaba poco). Yo sabía que estaba a punto de comenzar el tratamiento, así que le pregunté a nuestra amiga común en Agosto, y me dijo que estaba preñá! pero lo mejor fue lo que pasó: que antes de hacerse los tratamientos, decidió probar con la acupuntura porque alguien se lo recomendó, y voilá!, en el primer ciclo se quedó.

Rápidamente me puse a buscar info sobre la acupuntura y la fertilidad, foros, revistas médicas… y encontré que hay clínicas que la ofertan paralelamente a los tratamientos, y me topé incluso con una estadística de un centro médico en el que de las mujeres que se hicieron la FIV, el porcentaje de éxito fue el doble en aquellas que se hicieron acupuntura durante el tratamiento que en las que no. También encontré que a veces son pequeños problemas circulatorios los que impiden la implantación en el útero, y que eso puede pasar en mujeres con mala circulación, que suelen tener también manos y pies fríos con mucha frecuencia… y bien, esa soy yo, “termorregulo” fatal, y tengo varices y retención de líquidos. Y supuestamente, la acupuntura activa la circulación en los canales que van al útero, y favorece de esta forma el embarazo. Así que después de darle muchas vueltas y leer mucho, decidimos darle una oportunidad a las agujitas antes de meternos en el hospital, hormonas, etc. Y en ese paso estamos. En principio el plazo iba a ser de 3 meses por lo que supuestamente a la próxima regla podría llamar, pero va a coincidir probablemente la IA con que mi novio tiene que estar una semana fuera, y luego viene la Navidad y nos vamos de periplo familiar… en fin, que yo creo que le vamos a seguir dando una oportunidad a mi cuerpo hasta 2014 a que “se espabile” y no tenga que pasar por el mal trago que le supondrá la IA. Eso sí, con la primera menstruación del próximo año (que esperemos no venga nunca…) llamaré para comenzar el proceso de la IA.

Con respecto a la acupuntura, me dice la médica (es médica “tradicional” también, por eso acudí a su consulta, me inspiraba confianza) que ella me ve bien, pero que por lo que sea tengo un “atasco” que es lo que hace que tenga las reglas tan dolorosas, el síndrome premenstrual, etc. Como supondréis a estas alturas, aun no me dio resultado. Pero lo que está claro es que algo está cambiando en mi cuerpo, aunque para peor (de momento). Yo que tenía mis ciclos perfectamente controlados, sabemos cuándo caen los días fértiles y cada mes seguimos intentando, y en esos días sigo midiendo la temperatura para saber el día que ovulo… pues bien, ¡todo a la mierda! en los 2 ciclos que llevo con los pinchazos, el primero se me retrasó la ovulación, y por ende la regla (casi me hago un test y todo!), y el siguiente ciclo al revés, se me adelantó un montón y en menos de 20 días ya estaba manchando… La acupuntora dice que eso es buena señal de que mi cuerpo está respondiendo al tratamiento puesto que está tan revuelto, me ha disminuido ya la frecuencia de las sesiones, y dice que tranquila, que todo volverá a la normalidad pero después de la “limpieza”. Como decidí darle un voto de confianza, lo voy a hacer a pesar de estar ahora tan “desbaratá”, y seguiré esperando. Aparte, me mandó unas vitaminas para aumentar la fertilidad. Además también hago reiki, empecé antes de buscar embarazo, así que luego me lo apliqué para esta cuestión; a menudo me cabreo con el universo y su energía por no hacerme ni puto caso.

Y en esas estamos, confiando…

Que es lo mejor que te pasó en todo este tiempo. Siento ser tan negativa, pero me cuesta encontrar a día de hoy algo bueno. La infertilidad es una putada, y punto. A nivel de pareja, creo que este tema en vez de unirnos nos ha separado a veces, y ha creado unas tensiones que antes no existían. Somos muy distintos, yo muy impaciente, “histérica”, dramática, exagerada en la expresión de mis sentimientos… Él es todo lo contrario, tranquilísimo, apenas le afectan las cosas o lo expresa poco. A veces no entiendo que él apenas se preocupe (desde el principio está convencido de que lo vamos a lograr, sólo que estamos tardando más de lo habitual), pero sobre todo él se irrita muchísimo cuando me dan los bajones, no entiende mis depresiones menstruales, mi apremio por ir ya a la IA aunque decidimos que esperaríamos un poquito más, mi negatividad y que a veces yo crea que nunca va llegar… ahora estamos mejor, lo hablamos y ambos estamos intentando poner de nuestra parte en la compresión mutua, esperemos que dure.

Aún no he salido del armario. Como todas mis amigas me decían que empezaban a buscar y enseguida se quedaban, yo también di la noticia de que ya empezaba. Ellas ya van a por los hermanitos, y cada vez me preguntan menos. Creo que han pillado que es un tema del que no me gusta hablar, no suelo contar si me hago esto o aquello, si voy a ir a IA o no… tan solo mi hermana conoce nuestros periplos. Me duele demasiado aun como para hablar abiertamente a conocidos (ya veis que a desconocidos no me importa jajajaja).

Maru lo siento, no he escrito en este apartado lo que pedías… por arreglar un poco, creo que el hecho de estar escribiendo esto es de lo mejor que me ha pasado hasta ahora, me empiezo a sentir liberada.

Que aprendiste hasta hoy. Uuuufffff… pues de reproducción humana, MOGOLLÓN!!! Sobre la cantidad de sensaciones que me ofrece mi cuerpo en la 4ª semana del ciclo, y que todas pueden ser síntoma de embarazo, pero finalmente lo son de regla, o sea que cualquier síntoma puede significar cualquier cosa. Que mi regla no tiene la culpa de que no me quede embarazada, es más bien consecuencia de que no me haya quedado, y además, su aparición mensual indica que mi cuerpo funciona correctamente; esto ayuda a no odiarla cuando aparece. Que los problemas de pareja hay que afrontarlos de cara, no guardarse las cosas, sobre todo en temas tan de dos, en el que nadie más que no esté en tu situación pueda comprender. A defender lo que creemos justo aunque sea políticamente incorrecto, como es el derecho a embarracarse, a llorar, a cabrearse, a sentirse fatal si otra amiga cuenta que “otra vez” se quedó embarazada por ejemplo, sin sentirnos malvadas.

Respecto a "¡Que me Parta un Milagro!":

Como conociste el blog. Alguien lo anunció en un foro de IA.

Que es lo que más y menos te gusta. Lo que + : Me encantan las historias tan reales y con las que tanto me identifico. La primera que leí recuerdo que hablaba sobre la ley de Murphy en este tema, me reí un montón, y desde entonces me meto con cierta frecuencia, al menos una vez por semana. Me gusta la iniciativa de que contemos nuestras historias, porque creo que somos más de una las que no nos atrevemos a exteriorizarlo. La de “las bolas” de cristal… buenísimo!! Maru, ¿me espiaste?

Lo que - : Leer las historias que aún no han tenido final feliz (espero que pronto podamos ver cómo el destino se equivocó con nosotras), los nervios de seguir tu tratamiento Maru… No es que no me guste, es que se pasa mal. Porque de estos positivos, los de las compañeras de infertilidad, sí que nos alegramos!

¿Veis? No somos tan malvadas…

Maru - Que me Parta un Milagro
Comprtilo Comprtir en Facebook

2 comentarios:

  1. Hola Magda,

    No sabes cómo me veo reflejada en tí! Me he reído mucho, aunque desgraciadamente hay cosas malas que también compartimos.
    Espero que todas lo consigamos!!!
    Una duda, yo soy de Madrid, estoy mirando también lo de la acupuntura, has encontrado algún centro por aquí? A lo mejor no eres de Madrid y yo aquí de preguntona :)
    Lo dicho, un beso fuerte y animo!

    PD, yo también mentí cuando acudí a las pruebas por primera vez

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Pues la verdad es que no conozco ningún sitio en Madrid, yo soy andaluza, y la amiga de mi amiga que le funcionó fue en Barcelona. Tengo una amiga en Madrid pero es fertilísima, le guiña el ojo el marido y se queda preñá, así que no tengo referencias sobre este tema allí. Le puedo preguntar a mi acupuntora si conoce a alguien allí.

    Te deseo toda la suerte del mundo!

    Un beso. Magda

    ResponderEliminar

¡Dejame tu mensaje!.