La historia de Maria S.

Maria tiene algo que envidio tanto. FE. Una palabra de dos letras que atrás la apoya en un ser mas grande que concede, que da vida, que regala, que marca el destino... Maria por favor nunca pierdas esa fe porque sin duda alguna es un gran combustible para un motor que tanto anduvo y tanto tiene que andar: tu corazón.

Ojalá pronto en Uruguay se cumpla con la ley y puedas acceder a un tratamiento digno con profesionales dignos y éticos tambien!

Gracias por cada palabra. Espero que pronto puedas hacer realidad tu sueño!




Hola Maru!

Mi nombre es María, tengo 29 años, 11 años de casada y 10 detrás de un sueño como el tuyo.

No ha sido fácil, y aún no lo es, aunque creo que conforme el tiempo va pasando nos vamos haciendo a la idea.

Te cuento que al principio sufrí mucho, mucho más de lo que lo demostraba, estuve muy mal muchas veces. Pero me levanté y pude levantar la cabeza una y otra ves.

No sabes como me llegan cada una de tus palabras. Parecen un reflejo de todo lo que me toca vivir a diario. Nadie como nosotras para saber lo que se siente.

Yo nunca he podido hacerme un solo tratamiento, soy uruguaya y aquí son muy caros los tratamientos, fuera de eso, soy del interior del interior, vivo en un pueblito un poco alejado de todo.

Cuando creí que estaba tan sola que nadie escucharía mi llanto, llego la ley de fertilización en Uruguay y sentí un gran alivio. Pero bueno aún sigue sin aplicarse, esperemos sea pronto. Creo mucho en la ciencia, pero no dejo de creer que dios puede dar vida hasta aquello que esta muerto.

Sabes Maru yo pienso que Dios no nos puede dar un sueño tan lindo y noble y dejarlo sin cumplir.

Yo lo he soñado tantas veces, en estos 10 años he pasado por todo y aunque no he estado nunca en una sala de espera antes de una invirtió, imagino lo que se debe de sentir.

Se lo que se siente estar frente de un médico y que sin ningún tipo de sensibilidad te diga que son estériles, sabes que la ficha no me cayo de una, jamás me lo espere, y muy tonta le pregunte que ¿significa doctor? Me miro y sin titubear me dijo jamás tendrán un hijo y esas palabras destrozaron mi vida ( no puedo evitar llorar cuando las recuerdo) salí de aquel consultorio sin derramar una lágrima, sin decir palabra alguna, no entendía nada. Hace 7 años nos enteramos que según ese médico nada había para hacer. Fue terrible, quizás ni él se allá dado cuenta lo terrible y cruel que fueron sus palabras. Recuerdo aquel día como el más triste, sin dejar de recordar que fueron una seguidillas de malos momentos. Mi esposo paso al mes siguiente por una dura operación en su columna y todo sirvió para unir nuestras vidas de una forma increíble, él es un gran hombre y me a ayudado mucho, pues soy yo la que más cae en este largo camino que nos ha tocado vivir juntos.

La historia siguió así.

Nos fuimos a vivir al exterior, a el país donde vive mi hermano, Bahamas, el nos llevo, trabajamos y nos compramos una casita y nos regresamos, en realidad no nos fue muy bien. Pero ese año que estuve allá conocí de Dios pero no de la forma en que el mundo lo conoce sino de una forma única, empece a tener un relación verdadera con Jesucristo como mi señor y Salvador, Él cambio mi vida para siempre, recuerdo con mucha tristeza todo lo que pase, pero hoy puedo decirte que ya no vivo igual, cada una de tus palabras me llegan a lo profundo de mi corazón sin dejar de reconocer que es un gran sueño ser madre, pero ya dejo de ser mi peor pesadilla, hoy se que Dios hace conforme a su voluntad y que no puedo cambiar lo que paso pero si puedo cambiar lo que me toqué enfrentar y yo decido si me va afectar o no.

Volví al médico y me dijo que en realidad hay muchas posibilidades.

Y me volví a la CRUZ allí donde Jesus se llevo nuestras enfermedades y le entregue todos mis sueños y deseos.

Te cuento como nos cambió la vida. Hoy somos un matrimonio feliz, feliz estamos de compartir cada minuto juntos y cada día damos gracias a Dios porque creemos que Dios nos hizo el uno para el otro y hemos visto que juntos y de la mano de Cristo todo lo podemos, él nos dio el gozo de su salvación, y aunque hay momentos en que me pongo muy triste el Señor es fiel y me ayuda a levantarme cada día.

Deseo de todo corazón Maru que tu sueño y el mío se cumplan un día, y que puedan encontrar con tu esposo el camino correcto, para criar el niño que un día Dios les dará.

Dios bendiga sus vidas

María

Maru - Que me Parta un Milagro
Comprtilo Comprtir en Facebook

1 comentario:

  1. María tu historia me llega al corazón,yo también me aferré a la cruz,a veces caigo y me enojo,pero acá estoy como vos y como muchas con la cabeza en alto peleándola todos los días. Que el Señor te bendiga y te guarde a vos y a tu esposo y ojalá,espero se pronto,nos conceda la petición de nuestro corazón,tu hermana en Cristo Naty. y gracias siempre a Maru,quien nos permite este espacio para expresarnos,sin importar credo,nacionalidad ni nada,genia Maru!!!!!!!

    ResponderEliminar

¡Dejame tu mensaje!.