La historia de Miriam.

AY!, la historia de Miriam me encanta, en primer lugar porque se llama como mi mamá y eso ya me predispone bien!

Por otro lado como está contada y redactada, es emocionante leerla y es imposible que al menos yo no me sienta identificada (aunque todavía no tengo ese final feliz) y que estando a punto de empezar... no hizo falta porque ya había arrancado sola!

Que linda historia Miriam, gracias por contarla. Me pone tan contenta publicar una historia con su correspondiente "+" porque son las que más buscamos leer, las que nos llena el tanque de nafta.

Gracias y mil gracias. Y muchas felicidades por ese milagrito llamado Valentina que te demostró que vale la pena esperar si alguien te mira con ojos de hija (o al menos yo me lo imagino, no?).

Hermosa historia!

PD: La anécdota JAJAJAJAJAJAJA me encantó, conozco bien a ese puente jajajajaja




Me llamo Miriam, tengo 35 años, soy de Buenos Aires, soy abogada y la infertilidad me acompañó durante casi 3 eternos años.

Me encanta pasear con mi familia, comer cosas ricas y charlar hasta que nos duela la lengua con mis amigas.

No me gusta planchar, ni ordenar los placares ni lidiar con la burocracia (aunque de eso no puedo zafar por mi profesión….)

Una anécdota graciosa: cuando estudiaba derecho amaba ir a la facultad. Para llegar a la facultad tenía que cruzar el famoso puente, que era flor de turro. Un día me puse unos zuecos divinos para ir a la facu, cuando llegó el momento de “la bajadita” del puente, venía frenando como siempre, pero los turritos hicieron lo que querían y terminé desparramada en el suelo, con un dolor en el que de dije pero más que nada vergüenza! Lo peor fue que se escuchó un “ohhhhhhhhh!!! Pobre….” De los que venían atrás mío. Jamás me di vuelta y seguí cual diva cuando se cae por las escaleras… Los zuecos quedaron castigados de por vida en su caja.

Mi historia: Con mi marido nos casamos en el 2008 y nos fuimos a vivir a Concordia, Entre Ríos (él es de allá). Al año de estar casados empezamos a buscar. Creyendo, como muchas, que iba a quedar al toque… Como corresponde fui a la ginecóloga y me dio acido fólico. Empezaros a pasar los meses sin éxito hasta que llegamos al año de búsqueda… Cada vez que tenía un atraso corría a la farmacia a comprar un test… y siempre negativo.

Al año empezamos con los estudios de rutina, en la ecografía normal, sangre normal y espermograma genial! (recuerden que estábamos en el interior…) Al poco tiempo me hacen un monitoreo de la ovulación y sale que no ovulaba… fui a un endocrinólogo que era de terror… todo sucio! Cuando se me acercó tenía olor a perro mojado (puaj!!!) el “Dr. Cureta” me dijo que era muy serio lo mío y que capaz nunca en mi vida había ovulado y nunca lo haría…. Salí destruida y con nauseas gracias al Dr. Cureta jaja. En la puerta me puse a llorar y empecé a caminar por hacia mi casa analizando cada cosa… Que idiota como confié en ese bestia sucio y poco profesional!

Bueno, mi Dra. (supuestamente especialista en fertilidad) me mandó otro monitoreo pero ahora con Clomifeno… y saló que ovulaba!!! Así que arrancamos con las relaciones programadas y la estimulación. Yo dije, ahora si se vienen los melli! En mi familia hay antecedentes de mellizos así que estaba preparada.

Cuatro ciclos de clomifeno y nada… Decidimos parar un poco y seguir buscando mientras pasaba el tiempo. Pasaron casi dos años mas y yo cada vez estaba peor, no tenía trabajo, vivía lejos de mi familia, no quedaba embarazada y vivía en una ciudad en la cual la infertilidad parecía no existir… todas tenían entre 3 y 4 hijos (yeguas fértiles!). Lloraba mucho mientras recibía las noticias de mis amigas embarazadas… fue un tiempo muy difícil.

Fue así y por otras cosas que en el 2011 nos vinimos a vivir a mi tierra - Buenos Aires-, y arrancamos de una con todos los estudios en lugares confiables y especializados. Llevamos los estudios a un médico que cuando vio el espermograma de mi marido se rió y previo a pedirnos disculpas, nos preguntó donde lo hicimos… le contamos que en Entre Ríos y nos dijo que esos valores no los tenía ni siquiera un semental premiado… o sea todo lo que habíamos hecho estaba mal! Ese médico no nos gustó del todo, cambiamos dos veces de médicos hasta que llegamos a Pregna donde me enamoré del Dr. De Zuñiga! Lástima que los dos estábamos casados jajaja…

El nos pidió mas estudios, ya tenía la inmunda histerosalpingografía hecha… con la cual sufrí terriblemente.

Durante todo el 2011 avanzamos mucho como matrimonio ya que pudimos comprar nuestra casa, trabajamos muchísimo en la casa para poder irnos a vivir mientras hacíamos los estudios y trabajábamos mucho los dos. Las cosas habían cambiado pero el bebe no llegaba.

Para fines de 2011 ya teníamos todos los estudios hechos y como venían las vacaciones teníamos que esperar hasta febrero para volver a ver a “mi otro amor” en Pregna. A mi marido le había salido un poco disminuido el porcentaje de los pececitos “utiles” y lo mío era parecido a una poliquistosis pero no me la confirmaron porque no se daban todos los factores. En febrero nos dirían por donde arrancábamos, pero ya nos habían adelantado que íbamos a empezar con baja complejidad…

En el 2011 también empecé terapia! Lo cual que ayudó muchísimo y fui parte de un grupo de parejas que luchan por ser padres (se llama Caminos) y eso me dio otra visión de todo lo que me estaba pasando… ya no estaba sola y todo los sentimientos que tenía también los tenían las demás.

En febrero estaba pintando una escalera en mi casa, y esperando a la tía colorada (me encantó ese término) que estaba como 20 días atrasada, yo tenía muchos atrasos y ya no gastaba plata en test de embarazo, invertía en chocolates y pañuelos descartables jajaja.

Bueno, ese día tuve una manchita y pensé que era porque ya me iba a venir. Le conté a mi hermana llorando a mares porque estaba tan cansada de tantos atrasos que no quería ni ilusionarme…. Ella me dijo que me haga un test porque podía ser una pérdida pero no le hice caso y esperé 4 días más… la tía no llegaba y yo ya no podía dormir de la ansiedad.

Fue así como un lunes entré a Farmacity que había 2 x 1 y me compre dos test (de los más baratos… obvio!…). Al otro día como a las 4 de la mañana (horario en que mi pobre marido se levantaba para ir a trabajar) y sin haber dormido nada, me hice el test… entre al baño con las dos cajas. Hice uno y cuando vi las dos rayitas casi me desmayo, así que antes de caer redonda abrí la otra caja y me hice el otro… unos minutitos (eternos) nos dieron LA GRAN NOTICIA DE NUESTRA VIDA…

POSITIVO!!!!! POSITIVOS!!! El primero y único de mi vida.

Sali del baño llorando y saltando, así que mi marido empezó a llorar conmigo de la emoción.

Ese mismo día aterrada me fui a la guardia (por las manchitas) y me dieron progesterona. Al otro día fui y me hice una ecografía donde solo se veía el saco y a la semana tenía turno con un medico (de la obra social al cual denuncie por lo mal que me atendió) que me dijo que podía ser un embarazo retenido porque no se veía el embrión… (sabiendo la historia…) otra vez salí llorando, pero esa misma tarde tenía turno en Pregna.

Esa tarde esperé dos horas de reloj a mi amado médico con la cabeza hecha un bombo entre feliz y aterrada…

Cuando le conté todo me dijo, vamos que te hago ya otra ecografía… me dio la bata (que también me puse mal jaja) y ahí recibí la mejor noticia de mi vida, había un embrión muy bien implantado, todo estaba perfecto! Con la bata mal puesta, en cuasi bolas, abracé a mi médico llorando de felicidad. Salí de ese lugar en las nubes con la imagen de mi chiquita gravada en mi corazón.

Bueno, para resumir, fue un embarazo perfecto, sin vomitos con lo cual engorde 23 kilitos jajaja… Mi hija Valentina nació el 20 de octubre de 2012, al día siguiente era el día de la madre… (el día mas difícil del año se convirtió en el más lindo), fue por cesárea, la nena es sana, hermosa y nos llenó de esa felicidad que tanto esperábamos.

Encontré este blog buscando porque como leí por ahí, la infertilidad no se olvida a pesar de que te haya partido un milagro como a mi. Leo las historias de las “Leonas” y lloro, me da bronca, me emociono y le pido mucho a Dios para que como a nosotros les llegue lo que tanto esperan.

Nosotros creemos mucho en Dios, pero en todo el tiempo de búsqueda lo cuestioné, me enoje con El también, y le pedí tanto tanto que se ve que lo cansé y me mandó a mi princesa.

En serio chicas, yo pido a Dios por cada una sin conocerlas porque la infertilidad duele en lo más profundo del alma y solo nos entiende otra “hermana infértil” como dice Maru.

Espero que mi historia les de esperanza como cada vez que yo leía la historia de alguna que ya le había llegado su milagro.

Maru, me encanta todo de tu blog, te felicito, te animo a seguir escribiendo y cuando te parta TU MILAGRO armamos una buena FIESTA, dale?!

Un beso muy grande y seguimos conectadas en nuestro ciber espacio!

Maru - Que me Parta un Milagro
Comprtilo Comprtir en Facebook

8 comentarios:

  1. Hermosa historia Miriram!!! Que Bendicion mas grande!!! Lamentablemente,yo vivo en Sgo de Estero,pq lamentablemente??? pq el viernes me hice una histerosalpingografia,y de ahi descubri tantos errores de mi dr que me queria morir!!! Por Dios que dolor tan grande y que desconcertda estoyyy!!! nose para donde correr!!! Pero ,ya nos calamremos con mi marido y Dios nos ayudara a encontrar el profesional indicado. Un beso grande!!!! besitosss!!!Geraldine.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Geraldine, te entiendo. En el interior cuesta más conseguir lugares especializados en fertilidad, nuestros estudios estaban casi todos mal hechos... cuando vinimos a Bs As tuvimos que repetirlos. Te animo a que sigas buscando algún profesional que "no toque de oído" en este tema... seguro que vas a llegar al lugar indicado! Bueno a respirar hondo y darle para adelante porque como dice Maru no hay que bajar los brazos y seguir como Leonas luchando por los cachorritos/as que tanto deseamos. Un fuerte abrazo y espero que Dios los guíe al lugar indicado y pronto Los Parta un Milagro!!! Besos

      Eliminar
  2. llore desde que empece a leer hasta que termine, gracias por compartir tu milagro. me da muchas fuerzas y esperanza. ojala sea como vos decís y que nuestros pedidos sean escuchados. cariños. martina y nicolas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra darte fuerzas! Hay que continuar luchando por ese sueño! Dios escucha y responde! Cariños y espero que cuando llegue tu milagro me cuentes! Miriam.

      Eliminar
  3. Gracias Miriam por compartir tu historia. No creo en Dios pero creo en toda la buena onda y energía que nos das cuando rezas por nosotros, cuando pedís que nos parta un milagro. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. me pone contenta saber que contribuí con un granito de esperanza! Un beso grande y cuando llegue por favor, cuéntenme sus milagros!!!! Miriam

    ResponderEliminar
  5. ay chicas... hoy lloro, y lloro y lloro... de emoción y de alegria por las que si, de amor y emocion por las que todavia no, orgullosa de que seamos mujeres, y fuertes y que exista esta especie de hermandad en que nos podemos reconocer y apoyar aunque no nos conozcamos... besos, abrazos y que dios o el universo o en lo que uds. crean las bendiga las cuide y les (nos) dé la oportunidad de ser mamás. Gabi.

    ResponderEliminar
  6. Hermosísisisisima historia... Me encantó... me reí y casi lloré (tengo a mi esposo cerca y no quiero que me vea llorar "tanto")... Seguiré pidiendo a Dios a ver si lo canso como tú jeje...

    ResponderEliminar

¡Dejame tu mensaje!.